miércoles, 12 de junio de 2013

AGUADAS: TINTAS Y ACUARELA (1 de 2)

Durante el último mes he estado ocupado en un "nuevo" reto... aunque no sea nuevo para nada. La realización de un retrato mediante la técnica de la acuarela.

Y, ya puestos, he hecho lo que nunca antes: leer sobre el tema. Leer todo lo que los "grandes artistas" y teóricos han escrito, tabulado y recomendado al respecto. Y es que nunca les había hecho caso. Y sigo "sin hacerles caso"

Y he llegado a la conclusión de que no se aprende a pintar leyendo (cosa que ya sabía), porque a pintar se aprende pintando y la técnica se mejora a base de probar, hacer y nunca parar.
Y pintar es un continuo aprendizaje.

1._Lo primero que recomiendan es emplear "buenos materiales".

Esto incluye buenos pinceles, buenas hojas... y buenas acuarelas. Parece una perogruyada pero en la acuarela, la calidad de la pintura elegida (dentro de unos límites), así como la calidad del papel (si conoces su comportamiento), asegura colores más radiantes, vivos y agradables.

Y es que,  dejando aparte los encargos (que deben tener una vejez adecuada), el resto de obras de un pintor son todas "pruebas" cuyo valor es el de experimentar y aprender.

Por lo tanto, cuando busco experimentar, empleo (en cambio) acuarelas "Titán", pinceles de todo tipo y hojas que poco o nada tienen que ver con una buena acuarela... con el fin de  mejorar la técnica a base de enfrentarme a retos.

Por ejemplo, en el detalle de la aguada plasmado a la izquierda se puede ver perféctamente el "grano" de la hoja que, si bien ayuda a jugar con los efectos de corrosiones" y con el "pincel seco", hace que el resultado no sea realmente "cómodo" de ver.

2._ Otra cosa que se recomienda siempre es "tensar" la hoja de acuarela antes de usarla.

Esto se hace humedeciendo (incluso sumergiendo en agua) la hoja y estirándola después sobre una superficie impermeable o bastidor hasta que se seca. Este proceso "se supone" que evita que la hoja se deforme al aplicarle la pintura diluida.

Yo, personalmente, prefiero usar hojas de gran gramaje y pequeño tamaño (por lo que la deformación es ínfima) para asegurarme de poder "saturarlas" si así lo deseo o si el dibujo me lo pide sin haberlas mojado previamente.

3._ Una cosa en la que todos los pintores coinciden es en que el color blanco "no existe" en la acuarela y que DEBE hacerse realizando "reservas" en la hoja que no reciban pintura.

4._ Muchos también dicen que NUNCA se debe emplear el color negro (aunque no hay consenso) ya que "mata" a los colores vivos al añadir demasiado contraste al conjunto.


Yo, personalmente, discrepo en lo que a los colores blanco y negro se refiere.

Para el blanco existe un producto increíblemente "acuarelable" llamado "ecoline" que reacciona con el agua, la acuarela y con ciertas tintas creando unos efectos de corrosión espectaculares.

Soy consciente de que el blanco obtenido por ausencia de pintura es extremadamente vistoso y que el uso de ecoline como "tipex" es un error que salta a la vista, pero no tengo ningún problema en emplear este color blanco como una herramienta más cuando la composición así lo demanda.

Otro ejemplo: en el personaje a la derecha de estas palabras he empleado el ecoline para crear el fondo y definir la figura. Lo esparcí con un trapo (y con el dedo) sobre una capa de tinta negra de rotring.

En cuanto al color negro, ¿qué queréis que os diga? las hojas de acuarela no son negras y, en cambio, es un color que existe en la naturaleza.

Eso si, lo cierto es que en una acuarela nunca empleo la acuarela negra para el color negro. Para eso están las tintas y las lacas.

Después de un montón de dibujos y pinturas he desarrollado una enfermiza predilección por la tinta de recargar estilógrafos de la marca "rotring" por encima de cualquier otra ya que sus aguadas tienen un cierto toque ocre / tostado que resulta muy cálido.

5._ Los entendidos también coinciden en que no se deben mezclar técnicas.

Lo cual apoya todo lo anterior de no emplear blanco ni negro... ya que una acuarela puede llegar a tener una fuerza que no precisa de ayuda de otras técnicas... pero (si lo haces bien) no debes tener miedo de apoyarte en otros materiales para realzar tu dibujo.

En la imagen superior, hecha originalmente en acuarela, realicé todos los contrastes con tinta negra y el fondo con lacas rojas y amarillas.

En el detalle a la izquierda se pueden apreciar las sucesivas capas de pigmento (en el hombro, por ejemplo) la laca roja (en el espejo) la laca amarilla opaca (en el pelo) y el contraste que confiere la tinta negra a todo el conjunto.

Otro material con un comportamiento casi "mágico" (muy a tener en cuenta) que aporta unas corrosiones espectaculares y que reacciona con el agua incluso una vez aplicado es la tinta "Quink" para recargar plumas con émbolo.

Esta tinta (existe en 2 colores: azul y negro azulado) es extremádamente fluida y reacciona tanto con el agua como con la lejía.

Con agua, la tinta desprende pigmento incluso días después de haber sido aplicada y aporta unas  graduaciones y claro oscuros muy sosegados.

Con la lejía (si, lo habéis leído bien, lejía amarilla de la mala... no de la densa) la tinta quink desaparece. Si acaba de ser aplicada puede llegar a desaparecer del todo y, si lleva tiempo aplicada o es muy opaca, se oxida aportando colores "llameantes" y vistosos.

En el detalle (a la derecha) podéis ver el efecto de la lejía en la chaqueta (manchada en un principio con una pluma cargada con tinta quink y "acuarelada" después).

Por lo tanto, y como resumen: todos estos materiales pueden mezclarse incluso con  los lápices de colores, pasteles, rotuladores y todo cuanto imaginéis; aunque la obra dejará de ser una acuarela "pura"

Si os decidís por mezclar, los resultados pueden ser siempre espectaculares; aunque es muy posible que, experimentando, llegue un momento en el que deseéis "volver atrás" pensando eso de: "vaya, estaba bien hace una hora, no debí haber hecho esto último".


6._ Y es que lo REALMENTE CIERTO de las técnicas de la aguada es que NO SE PUEDEN RETOCAR casi nunca.

Si decides mezclar técnicas debe ser por una de estas dos razones:
  • Estas experimentando para conocer el comportamiento de cada técnica
  • Las conoces tan bien que puedes predecir el resultado final.
Para ejemplificar todo lo que he dicho hasta ahora, a la izquierda se encuentra una ilustración de la que ya he colocado un detalle.

Realicé a la chica en tinta quink tratándola como acuarela (sin boceto anterior).

Después apliqué lejía para descubrir detalles en el pelo y "hacer desaparecer" parte del cuerpo dando al conjunto un carácter etéreo.

Y, por último, añadí color al entorno mediante corrosiones en acuarela.





Para terminar, "cuelgo" a continuación una de las más "salvajes" mezclas de materiales...
Y es que me dieron "libertad total" para el encargo. (Gracias a la mecenas / promotora)


Realizado aplicando acuarela y tinta quink a la vez (totalmente desaconsejable ya que la tinta es azulada y desvirtúa todo color "vivo" con el que se mezcle)...

Después acuarela en tonos azules para el entorno de la figura... 
El fondo negro mediante tinta rotring...
las corrosiones y brillos blancos con lejía...
retocadas con ecoline a modo de témpera...
Contrastes mediante aguada de tinta de rotring (sobre quink y acuarela, nunca sobre ecoline)...
Y el color y los límites del cuerpo ¡con lápices de colores!


Por favor, no tengais en cuenta los valores "composición", "equilibrio"... ya que todos estos dibujos tienen la finalidad que tienen, y es la de mostrar unas técnicas.

En el siguiente post hablaré en concreto de los retratos a acuarela y de la última norma que se recomienda para hacer una buena acuarela... y que no he mencionado.